/
Hoy se cumple el 102º aniversario del nacimiento de Delfo Cabrera

Se conmemora un nuevo aniversario del nacimiento del atleta que conquistó la gloria olímpica al recorrer en 2:34:51 los 42km de la prueba de maratón en los Juegos Olímpicos de Londres 1948, alzándose así con la medalla dorada.

Delfo era el cuarto de seis hermanos, tres varones y tres mujeres. Nació un 2 de abril de 1919 en Armstrong, Santa Fe y desde muy chico tuvo intenciones de correr.

“El padre de Delfo tenía la costumbre de plantar un naranjo a raíz del nacimiento de cada uno de sus hijos, esos árboles nacieron y permanecieron a lo largo del tiempo en esa casa, la casa natal de Delfo y se le llamó “La casa de los naranjos”, allí nació Delfo en su propio domicilio”.

Herminia D´Angelo, periodista e investigadora de Armstrong.

Su papá falleció cuando él era un adolescente, por lo tanto él y sus dos hermanos varones debieron hacerse cargo de la familia. Comenzó a trabajar en diferentes tareas, en lo que podía.

“Hay muchísimas anécdotas de gente que lo vió correr por campos cercanos a Armstrong, les decía al algunos chacareros si lo llevaban al campo donde ellos vivían que él después se volvía corriendo… Aprovechaba la vuelta de su trabajo para entrenar”.

Leonardo Giudici, Historiador de Armstrong.

Consigue trabajo en vialidad para la construcción de la ruta 9, también aprovechó para entrenar yendo a su casa corriendo. A los 18 años le ofrecen radicarse en Buenos Aires y ser parte del equipo de atletismo del Club Atlético San Lorenzo Delfo se traslada a Buenos Aires. En el año 1946 integra el cuerpo de Bomberos de la Policía Federal, así desarrolló su carrera como bombero y simultáneamente su pasión por el atletismo. Poco a poco su carrera atlética fue en ascenso.

Cabrera llega a los JJOO de Londres no siendo favorito pero con una estrategia de carrera y una voluntad inquebrantable. Supo conservar un ritmo de carrera que le permite ingresar al estadio de Wembley en segundo lugar para dar la vuelta final, ni bien ingresa sobrepasa a quien estaba liderando la competencia y culmina en el primer puesto de una de las disciplinas que más refleja el espíritu olímpico.

El logro de Cabrera en Londres 1948 marcó un hito inigualable en la historia olímpica Argentina, fue el último oro del atletismo nacional en los Juegos Olímpicos.

 “Una vez fallecido la gente me hizo dimensionar la hazaña de mi viejo, para mí era mi papá”.

María Eva Cabrera, hija.

“Dejó una huella de honestidad, de compromiso, como trabajador, ético, una huella indeleble”.

Delfo Cabrera, hijo.

En el Museo la figura de Delfo Cabrera se destaca junto a la del atleta Juan Carlos Zabala (Campeón Olímpico de maratón en1932) en el ingreso al sector de la exhibición denominado “juegos”.

*Las citas textuales son fragmentos del documental transmedia: “Delfo, huellas de un pueblo”.